jueves, 8 de octubre de 2009

Philarmagical, con ganas de más.


Han sido seis noches seguidas en el Auditorio Miguel Delibes, de Valladolid, desde el 1 al 6 de octubre, en las que una a priori extraña iniciativa, y más para una ciudad de talante eminentemente conservador, ha atraído el interés de los amantes de la música como un conjunto, abarcando muchos de sus géneros.

Hablo de Philarmagical, en su primera edición, en la que los organizadores buscaban la magia de la fusión musical entre lo mejor de la interpretación clásica de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, dirigida por Alejandro Posadas, y algunas de las más brillantes viejas glorias del soul, funky, rock y pop que aún siguen en la carretera.

Abrieron el ciclo Los Secretos, en una jornada en la que faltó armonía entre su sonido amplificado y el de la sinfónica, y que vivió sus mejores momentos una vez que la sinfónica abandonó el escenario, cuando Los Secretos interpretaron con mayor libertad algunos de sus clásicos.

La segunda jornada fue protagonizada por la israelita Noa, quien hizo un alarde de capacidad vocal, tocando géneros tan distintos como las músicas tradicionales mediterráneas, yemeníes, el jazz, e incluso guiños al género operístico. Fue un concierto realmente mágico, con una auténtica comunión con la sinfónica. Lástima que la prisa del público nos privó de la segunda ronda prevista de bises. Como curiosidad, comentar la reunión de intolerantes que se manifestó contra Noa por su origen israelí, y a favor de Palestina. En fin, tal vez deberían darse cuenta que terroristas son los que se ponen los explosivos, y que en pleno siglo XXI tampoco tiene mucho sentido defender movimientos político-religiosos en los que la mujer no tiene la misma consideración que el hombre, ni enarbolar banderas asociadas a regímenes totalitarios. La verdad es que fueron un poco el hazmerreir del auditorio.

El sábado fue protagonizado por el sonido Motown, representado por The Supremes y The Temptations. Ellas no estuvieron nada finas, siendo tal vez lo peor del ciclo. Ni conectaron con el público ni con ellas mismas. Afortunadamente, The Temptations pusieron remedio a la noche poco afortunada de sus compañeras de gira, con su repertorio clásico, perfectamente interpretado y acompañado de sus habituales coreografías, que nos llevaban muy gratamente a otras épocas. Destacar la gran integración con la sección de viento de la sinfónica.

El domingo fue uno de los momentos grandes del ciclo, y que hace que desees que se repita en futuras ediciones. Roger Hodgson, prácticamente llenó el auditorio, y fue capaz de revisar todos sus temas más conocidos especialmente arreglados para ser interpretados junto a la sinfónica. La sinergia fue total, siendo el concierto en que tal vez más a gusto se haya visto tanto a los miembros de la orquesta como al intérprete cabeza de cartel. Impresionante el "Dreamer" que nos ofrecieron. Tuve la suerte de poder bajar al camerino de Roger tras el concierto, y poder confirmar que es un tipo que realmente merece la pena, y al que su trabajo hace muy feliz.

El lunes fue Dionne Warwick quien protagonizó la velada, quien tras un inicio un tanto frío y acelerado fue haciéndose con el auditorio. Destacar de este concierto la complejidad de la orquesta para seguirla, pues Dionne, al más puro estilo jazzistico alarga los temas sobre la marcha, sin embargo los resultados fueron más que aceptables. Increíble la voz que conserva a sus 70 años.

Por último, Gloria Gaynor, llegó, vio y arrasó. Desde el primer tema se ganó al público, con su increíble voz, con el repertorio escogido, que supo aprovechar a la perfección a la orquesta sinfónica, y su simpatía y saber estar, muy ayudado por su perfecto castellano. Sin duda, el cierre del ciclo, que fue su tema más popular "I will survive", es un momento mágico que los asistentes a un abarrotado auditorio tardarán muchos años en olvidar.

Ojalá que Valladolid pueda disfrutar de una segunda edición de Philarmagical, con un plantel de artistas similar al de esta ocasión, pues los aficionados a la música sabremos agradecerlo. Jamás 70 euros serán mejor gastados que los empleados en noches mágicas como las vividas con Roger Hodgson o Gloria Gaynor, a pesar de no ser ninguno de mis artistas ni estilos favoritos.

Sugerencias para próximas ediciones: ¿The Pretenders? ¿Van Morrison? ¿Hermanos Gallagher? ¿Sting? Son sueños, pero los sueños a veces se hacen realidad.

6 comentarios:

Mariano 8 de octubre de 2009, 12:51  

Leo tu post y me provoca envidia sana, pues me enteré tarde de estos conciertos y no pude asistir ni planificar la asistencia.
Con ganas me he quedado de ver a Roger Hodgson, y de poder disfrutar de su 'Fool's overture', entre otras...
Gracias por un buen resumen y crítica de esta serie de conciertos y que como bien dices, 'Ojalá se repitan'.
Quiero añadir a tu lista de peticiones a los scorpions, que ya tienen antecedentes con orquesta, ^^.

Un saludo.

Juan 8 de octubre de 2009, 13:23  

Mariano, el concierto de Roger fue espectacular, y lo que más me sorprendió fue la sensación de que disfrutó tanto o más que nosotros por poder interpretar sus grandes temas arreglados para ser acompañados por la sinfónica, al tío se le veía encantado, como un chaval con zapatos nuevos, y eso se transmite y hace que el concierto sea algo grande.

No estarían nada mal Scorpions, no.

kenkestaila 23 de junio de 2010, 10:03  

Estaba buscando información sobre este interesante festival y encontré este interesante artículo. Digo interesante, porque es crítico e informativo, o al menos lo parece, y no el típico pagado o interesado en dar bombo a un festival que está intentando hacerse hueco en este inmenso mar de festivels que es nuestro país.
Aunque este es una balsa en mitad de festivales clones, llenos de pop y "popis".... pero bueno esto es otra historia.
Lo que venía a comentar es que no acabode entender muy bien cuando habla de esta gente que se manifestó contra Noa. Estoy muy de acuerdo que no por ser israelí va a ser una asesina o culpable de lo lamentable del "estado" palestino. Pero el resto no lo entiendo!! a quien llama terroristas que se ponen bombas alrededor del cuerpo y todo esto que dice.... creo que se confunde de pueblo. Los que se inmolan por Alá viven un poco más a su izquierda, derecha y debajo de ellos. Los que tiran bombas contra civiles incentes son los compatriotas de Noa, que ahora incluso atacan barcos de activistas humanitarios.
Los palestinos es un pueblo desterrado y masacrado, además de encerrado en tierra de nadie y bloquedo, que lucha por su tierra con piedras y palos, contra gente con tanques, metralladoras y lanzamisiles.
Yo creo que el único hazmerreir aquí es quien haya escrito este artículo. Que pro cierto, pese a ser sincero respecto al festival, lo escribiría mi sobrino de un año, y aún no sabe ni hablar.
Palestina libre y Philarmagical apoyando a un pueblo oprimido.
Por último, no creo que Noa tenga culpa de nada.

Mariano 23 de junio de 2010, 10:15  

kenkestaila. Unas apreciaciones sobre tu comentario:
Dejando de un lado el tema político/humanitario, No entiendo por qué dices que el post lo podría haber escrito un niño pequeño, a mí no me parece mal redactado.

Y entrando en el tema político/humanitario, no entiendo qué hacía gente en contra de un artista que la única culpa que tiene es ser israelí.

Creo que has sacado fuera de contexto un par de frases del post y lo has llevado a tu terreno.

Aún así, está claro que todos tenemos derecho a opinar...

Juan 23 de junio de 2010, 10:44  

Alabo la inteligencia de tu sobrino de un año, espero que de aquí a su mayoría de edad no se tuerza y pueda contribuir al progreso de nuestra sociedad.
Philarmagical es una manifestación cultural, para los que gustan de la buena música, expresión que por cierto, suele brillar por su ausencia en nuestra ciudad de Valladolid. Y como manifestación cultural, ajena a manipulaciones políticas, y a acciones de grupos organizados minoritarios que tan sólo aspiran a su minuto de "gloria" a costa del trabajo e ilusión de los demás.
En todo caso, bienvenid@ a Blogger y a La Década Sin Nombre.

kenkestaila 23 de junio de 2010, 11:58  

Puede que haya desviado el tema de mi post, con los ultimos comentarios, me he calentado y me he metido con la redacción del artículo sin venir a cuento.
Pero fuera de que esta gente estuviera ahí de más o no, lo que no se puede permitir es cómo el autor del artículo tacha de terrorista al pueblo palestino y es capaz de defender a Israel. Como podréis leer (si lo habéis terminado) disculpo aNoa, puesto que yo no sé si apoya a la actuación de su gobierno o si la condena.
También en el comienzo alabo el festival y el tono sincero del artículo.

Copio las palabras del autor:
"que terroristas son los que se ponen los explosivos, y que en pleno siglo XXI tampoco tiene mucho sentido defender movimientos político-religiosos en los que la mujer no tiene la misma consideración que el hombre, ni enarbolar banderas asociadas a regímenes totalitarios. La verdad es que fueron un poco el hazmerreir del auditorio"

Si esto no os parece más denunciable que el derecho a manifestación de cualquier persona en un país democrático, es que procuraré no volver por este blog.

Creo que hay que ser un poco cuidadoso con temas tan delicados, por los que nadie se ha manifestado. En cambio a una pequeña crítica, en la que ponog a mi sobrino de un año (al que espero no volváis a mentar, por si en un calentón como el mío, decís lo que no debéis, puesto que el no tiene culpa de nada, si no yo)
todo el mundo se probnuncia.
Así funciona este mundo. Espero que el autor se informe un poco más de lo que habla ç(igual que hizo al habalr del gran festival que me parece Philarmagical.
Acabo diciendo que esto no es ya un tema político, sino humanitario (igual que el Sahara y otros muchos conflictos actuales). Y la cultura debe preocuparse por estos temas, para que estos pueblos puedan acceder a ella y no sólo unos pocos privilegiados como somos nosotros.