martes, 28 de abril de 2009

El Fuego, de Katherine Neville. Mejor quémalo.


Un par de décadas después de su gran éxito, "El Ocho", una de las novelas más leídas del mundo, que fue seguida de otros dos trabajos no tan populares, como fueron "El Círculo Mágico" y "Riesgo Calculado", Katherine Neville retoma la historia y personajes de la novela que le dió fama y dólares en "El Fuego".

Si hace unos 15 años devoré con interés la historia del Ajedrez de Montglane a lo largo de los siglos, con argumentos pseudo-históricos en los que intervenían mejor o peor dibujados personajes históricos reales como Jacques Louis David, Catalina la Grande, Carlomagno o el mismo Marat, en esta segunda entrega no he sido capaz de pasar de las primeras cien páginas.

Y es que "El Fuego" es una simple copia, sin imaginación alguna, de "El Ocho", mezcla de períodos históricos, con personajes reales, y un montón de farfolla conspiranoide que la verdad, no ha sabido volver a captar mi atención, y mucho menos que le dedique ese bien tan escaso que es mi tiempo libre. De hecho me entretiene mucho más la lectura de la Macroeconomía de Samuelson, ahí es nada.

En fin, querido lector de La Década Sin Nombre, no pierdas tu tiempo ni tu dinero (24 eurazos que suele costar) en este ridículo, aburrido, lioso, confuso y mediocre libro, y creo que no soy el único, como se puede ver en el foro sobre el mismo de ¡¡Abrete Libro!!, donde cientos de aficionados pasan de la euforia a la total decepción.

Si alguien te cae lo suficientemente mal, regálaselo por su cumpleaños.

2 comentarios:

lourdes 21 de diciembre de 2009, 20:25  

Pedí a mis hijos por mi cumpleaños que me regalaran "el fuego".Me dá una pena terrible que se hayan gastado el dinero en semejante bodrio ilegible, es un sin sentido desde el principio.
Te vuelve tarumba dando saltos sin sentido de una época a otra.
Habia leido varios libros de esta autora y esperaba que "el fuego" estuviera tan interesante o más que EL OCHO.Pero horror de horrores no lo compreis por que es una total y absoluta pérdida de tiempo.

Juan 21 de diciembre de 2009, 21:33  

Lourdes, a mi me pasó exactamente lo mismo, es un libro que no hay quien se lo lea, sencillamente insoportable, absurdo y aburrido. Con el poco tiempo libre que tenemos hoy en día, como para perderlo leyendo un bodrio semejante.